El pasado martes, Google anunció que bloquearía las búsquedas en las que se insertasen términos políticamente incorrectos que pudieran hacer mella en la sensibilidad del gobierno chino. Tampoco permitirá el uso de e-mails, conversación y servicios de publicación de blogs, ya que las Autoridades de ese país estiman como foco de propaganda e insurrección social y política contra el gobierno nacionales.

Sergey Brin, uno de los fundadores del motor de búsqueda, declaró en una entrevista concedida a Reuters que «no creía que llegaría a esta conclusión, pero eventualmente llegué a pensar que más información es mejor, aún si no es tan completa como nos gustaría ver».

Google, cuyo orgulloso lema corporativo es «No seas maligno», se había negado ya hace algún tiempo a someterse a la censura china en Internet. Si embargo, las reglas las establece el gobierno chino y, de no someterse a ellas, se les impide operar en el país, con lo que el problema era mayúsculo de suerte que es el segundo mercado en Internet a nivel mundial.

Brin juntificó su decisión explicando que sabía que «mucha gente está molesta por nuestra decisión, pero es algo que hemos discutido durante muchos años,» durante una conferencia del Foro Económico Mundial.

Su buscador ofrecerá dará por lo pronto cuatro de sus principales servicios en China, sitios de Internet y búsqueda de imágenes, Google News y búsqueda local.

Las estipulaciones a las que se ha sometido el gigante de internet se equiparan a algunas autocensuras abanderadas en el país por sus rivales globales como Yahoo y Microsoft.

«No hay dudas. Google te diría que ir a China es para hacer dinero, no para llevar la democracia,» dijo John Palfrey, autor de un estudio sobre la censura china en Internet y profesor de leyes en Harvard Law School, acerca de la medida adoptada por Google.

«El problema práctico es que en los últimos dos años Google fue censurado en China, no por nosotros sino por el gobierno, por medio del ‘Gran filtro,»‘ dijo Brin. «No es algo de lo que disfruto, pero creo que es una decisión razonable.»

En circunstancias políticas diferentes, Google ya informó a los usuarios de sus servicios de búsqueda alemanes y franceses que bloqueó el acceso a materiales tales como los sitios prohibidos nazi en Europa.

«Francia y Alemania requieren censura para los sitios nazis, y Estados Unidos requiere censura basado en el Acta de Derechos del Milenio Digital (DCMA, según sus siglas en inglés). Estos países también tienen leyes sobre pornografía infantil,» dijo.

La ley DCMA requiere a los proveedores de Internet en Estados Unidos bloquear el acceso a sitios que violen derechos de autor sobre materiales tales como música o películas.

«Entiendo completamente a la gente que está molesta sobre eso y creo que es un punto de vista razonable a tomar,» admitió Brin sobre el compromiso de Google en China.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…