Fans, ¡bendito tesoro! Más allá de la compra de un producto, los fans de una marca llegan a sentirse parte de ella por lo mucho que les aporta. La consolidación de esta relación a largo plazo es una de las metas a la que toda marca aspira. Es más, Internet y las redes sociales están siendo los escenarios perfectos para favorecer esa fidelización que trasciende el terreno de la venta para poner en alza el valor de esos intangibles que marcan la diferencia.

El fan se identifica con la marca y su filosofía, cree en ella, la sigue en lo que hace y la recomienda, haciendo viral su mensaje entre sus grupos de amigos. Pero solo aportando valor de verdad con información de calidad, una atención cuidada, introduciendo entretenimiento y diversión en la comunicación y siendo transparentes y cercanos, un consumidor se proclamará fan de una marca.

Excelentes prescriptores de la actividad de cualquier marca y de lo que la diferencia de las demás, los fans son hoy los grandes protagonistas.

Fuente: Epsilontec.com

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…