El buscador estadounidense lanzó el miércoles su motor de búsqueda en China, Google.cn, pero reconoció haber accedido a eliminar los contenidos inaceptables para los censores chinos.

Ese anuncio fue recibido con indignación, en general contra todas las compañías de internet dispuestas a someterse a las autoridades chinas para conquistar una parte del mercado potencialmente más fuerte del mundo: 1.300 millones de habitantes, de los cuales 111 millones están conectados a la Red.»Es como tomar el universo y reducirlo al denominador común más pequeño de censura y control», declaró a AFP Sharon Hom, la directora de Derechos Humanos en China, con sede en Nueva York.

China es a menudo acusada de estar entre los peores enemigos de la libertad de expresión del mundo.

Reporteros sin Fronteras (RSF) calificó este mes a China de ser uno de los 15 «enemigos de internet», junto con Birmania, Irán y Siria, colocándola en el 159o. lugar en una lista de 167 países en su índice mundial de libertad de prensa.

«Se trata de dinero, como siempre», afirmó Rebecca Jeschke, del grupo de defensa de los derechos digitales Fundación Frontera Electrónica, añadiendo que «se puede ganar una tonelada de dinero en China y las reglas son un poco diferentes cuando se puede ganar tanto dinero».

RSF dijo el miércoles estar «asqueada» por la noticia de Google. Esta organización de defensa de la libertad de expresión sostuvo en un comunicado que «el lanzamiento de (Google.cn) marcará un día negro para la libertad de expresión en China».

A principios de enero, la empresa Microsoft fue muy criticada por haber bloqueado el diario internet de un chino que denunciaba una purga política en la dirección de un diario popular.

El año pasado, Yahoo! creó una ola de indignación por haber entregado los registros de los correos electrónicos de un periodista «subversivo», Shi Tao, a las autoridades.

Shi, que difundió una circular gubernamental prohibiendo que los medios de comunicación eliminasen toda conmemoración del décimoquinto aniversario de la represión del movimiento democrático de Tiananamen de 1989, fue condenado después a 10 años de cárcel.

Cisco Systems Inc. y otras empresas también han sido acusadas de ayudar a instaurar lo que ahora se conoce como ‘La gran muralla de fuego de China’, uno de los sistemas para censurar información más modernos de internet.

US Verso Technologies reconoció en noviembre pasado que había vendido programas informáticos a una gran empresa de telecomunicaciones china no identificada que permitirá a China bloquear ciertos servicios telefónicos gratuitos por internet como Skype.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…