En apenas 15 meses de cotización en la Bolsa estadounidense, Google ha multiplicado su precio por cuatro, ya que salieron a cotizar con un valor de 85 dólares. Los títulos del macrobuscador se sitúan actualmente por encima de los 400 euros, según informan responsables de desarrollo de aplicaciones Web y posicionamiento.

Este ascenso disparado provoca que pymes y autónomos deseen ampliar su negocio a través de internet y, por ello, se cuestionen el formato de los servicios que van a mostrar a sus clientes a través de su página web, una variante de la empresa que cada día más se convierte en su carta de presentación.

La masificación de los usuarios con conexión ADSL y la adquisición de la compañía británica 02 por parte de la compañía Telefónica, junto a la razón anteriormente suscrita, hacen que el entramado empresarial se cuestione la elección de la firma responsable del desarrollo del posicionamiento en buscadores, conocidas como SEO.

La subida del precio de Google y la necesidad de expandirse una red en continuo crecimiento, así como la imparable competencia de entidades pertenecientes al mismo sector y que ofertan servicios similares o plenamente equiparables, ha derivado en que diversos expertos de Internet recomienden el posicionamiento natural, con o sin mediación de una SEO; aunque ésta sea la tendencia más generalizada.

Con esta técnica no es necesario el desembolso primario por cada «click», aun desconociendo el público objetivo y cliente potencial al que la entidad debe dirigirse, y sin haberse realizado un estudio previo de los criterios que le reportan una ampliación real de la cartera de clientes.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…