Un fallo en los filtros de seguridad del buscador más poderoso del planeta ha sembrado la desesperación durante unas horas en la plantilla de Google.

El novedoso servicio «Google Base» se vio plagado la semana pasada de anuncios pornográficos que fueron publicados sin el acostumbrado SafeSearch que bloquea cualquier material de este tipo. Sin embargo, en un intervalo de tiempo relativamente breve se subsanó el problema, con lo que el funcionamiento del buscador responde de nuevo a las expectativas de sus creadores.

La portavoz de Google, Nate Tayler informó de que notaban «algún problema con el sistema SafeSearch y actuamos rápidamente para resolverlo».

Un hecho anecdótico fue el desencadenante de que se descubriese el fallo del filtro y sus consecuencias. Un trabajador del sector de bienes raíces decidió colgar en la red fotografías de su hija para poder compartir los archivos con su familia. Sin embargo, al efectuar una consulta con el nombre de su pequeña Jasmine, afloraron numerosos archivos pornográficos.

«Quedé impactado porque me aparecían páginas y páginas de pornografía», ha declarado el protagonista del hallazgo, Todd Ripley.

Al parecer, ésta sería la principal causa por la que el coloso de internet retrasó el lanzamiento del servicio hasta la pasada semana.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…