↑↑Para ver los subtítulos en castellano pulsa sobre el botón “CC” de esta barra↑↑

 Si has jugado con fuego, y Google te ha quemado, tendrás que buscar soluciones para sacar a flote tu página web, al menos si el buscador te lo permite. El camino será arduo porque el equipo antispam ha considerado que tu página contiene esencialmente “basura”.

Matt Cuts reconoce que, en ocasiones, podemos no ser los responsables directos de esta penalización, sino herederos de las acciones que el anterior propietario de un dominio haya aplicado sobre él, extremo que tendremos que demostrar para limpiar su imagen.

Algunos responsables SEO ejecutan blackhat sobre los spam domain – dominios creados only for SEO-, sobre los que se experimenta con técnicas cuestionables -tipo cloaking, scraping, textos sin sentido generados automáticamente, contenido copiado…-, en aras de desgranar los secretos de Googlebot.

Esta práctica, que pretende prevenir penalizaciones sobre el dominio principal, puede desembocar en que el dominio satélite quede sentenciado en Webmaster tools, pese a que cambie de propietario y/o actividad.

Si queremos recibir una segunda oportunidad, tendremos que adaptarlo escrupulosamente a las directrices de Google y remitir una solicitud de reconsideración convincente. En caso de desoír la petición, mejor desecharlo directamente y partir de cero.

¿Te interesa saber más sobre la etiqueta Puro Spam?

¡En 4 minutos de vídeo descubrirás todo lo esencial!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…