La semana pasada asistimos a uno de sus renaceres más fuertes de los últimos tiempos. La llegada de Google Penguin ha hecho retumbar los cimientos del SEO “tradicional”, que llevaban unos meses más o menos asentados, y ha puesto en marcha las ávidas mentes de los profesionales de este sector, siempre sedientos de nuevo retos.

Pese a todo, una parte de los que han visto como sus páginas, que estaban bien posicionadas gracias a su trabajo SEO, se han visto muy afectadas por Penguin, perdiendo muchas posiciones, se debaten ahora entre seguir apostando por el posicionamiento natural o dar la batalla por perdida y pasarse al posicionamiento de pago, el SEM.

Como en Webpositer somos expertos en ambos posicionamientos, vamos a tratar de explicar las diferencias, con ventajas e inconvenientes, entre uno y otro.

¿Qué es el SEM?

El SEM consiste, basicamente, en aparecer entre los resultados destacados del buscador mediante pago directo por ese lugar. Como en esto de los buscadores Google es el rey absoluto, con más de un 95% de cuota de mercado en España, es imprescindible destacar el funcionamiento de Google Adwords, la plataforma publicitaria del gran buscador.

El funcionamiento de Google Adwords es relativamente sencillo. Si queremos que nuestra web aparezca posicionada por una palabra clave en particular, solo tenemos que ingresar en la plataforma y pujar por el puesto. Allí veremos cuál es el precio, medido en CPC (coste por click, es decir, lo que tendremos que pagar cada vez que alguien pinche en nuestro anuncio), de la palabra clave que hemos seleccionado. Los resultados se mostrarán en función de lo que paguemos, encima de los resultados orgánicos, o a su derecha.

Diferencias entre SEO y SEM:

  • Precio: El precio del SEO es menor y más prolongado. El coste de una campaña SEO se reduce a los honorarios del profesional que nos optimiza la web, mientras que el coste de una campaña de SEM incluye, además del salario del experto que la gestiona, el propio precio del servicio, que varía en funcion de la competencia y de las palabras clave que queramos posicionar.
  • Rapidez: En este apartado el SEM gana la partida. De un día para otro, y previo pago, podemos ver nuestra web coronando los resultados de Google que queramos. El SEO, por su propio concepto, es más lento. Una vez terminado el proceso de optimización dentro de nuestra propia página, empieza el que hay que realizar fuera de ella, por lo que el ascenso de posiciones es progresivo.
  • Resultados: Aquí gana el SEO por dos razones. La primera es económica, el SEM es más caro, y por tanto menos rentable; pero es que además, una primera posición natural en Google obtiene muchas más visitas que una de pago. Se calcula que un 80% de los usuarios pinchan en los resultados orgánicos antes que en los de pago.

    La razón es sencilla, un primer puesto natural ha pasado todos los filtros de calidad de Google, siempre preocupada por mejorar la experiencia del usuario, por lo que ha tenido que mejorar todos los aspectos posibles de la web; mientras que el resultado de pago está ahí simplemente por dinero. El usuario lo sabe.

  • Control: El SEM nos permite el control total, mientras que en el SEO estamos a merced de Google. ¿Qué significa esto? Cuando pagamos podemos elegir la palabra clave que queremos posicionar y a qué lugar de nuestra web llegará el usuario, por lo que podemos preparar su llegada. Con el SEO podemos orientar el posicionamiento a unas palabras clave en concreto, pero nadie nos puede asegurar que Google no nos posicionará por otras parecidas o colaterales. Esto también tiene su parte positiva, ya que cuando alcancemos el resultado esperado, habremos posicionado otras palabras claves relacionadas que no habíamos tenido en cuenta (¡y gratis!)

¿Entonces, con qué me quedo?

La decisión depende mucho del presupuesto y de la urgencia. Si estamos empezando a vender por internet, y nuestro negocio no depende en exclusiva de ello, quizás lo mejor sea hacer una inversión más baja en SEO y esperar los resultados naturales.

Si ya llevamos un tiempo esperando resultados pero hay algunas palabras clave que se nos resisten, es buena idea hacer unos cuantos números para ver si sería rentable combinar ambas estrategias.

Y si tenemos un buen presupuesto y queremos posicionar nuestra web rápidamente, como por motivo de una campaña puntual, el SEM es el mejor aliado.

Como siempre, puedes contar con Webpositer tanto si necesitas asesoramiento en el posicionamiento natural, como si quieres atrever con Google Adwords. Y si no sabes lo que necesitas también estamos abiertos a escucharte.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…