Una vez que el troyano infecta una PC, detecta sitios de Internet en los que se despliegan avisos de Google AdSense y reemplaza su contenido original por avisos falsos que, por la estética, parecen legítimos.

Raoul Bangera, un diseñador de sitios web, advirtió que los avisos del servicio de Google en uno de sus sitios ofrecían productos para adultos y otra serie de categorías que están prohibidas por Google AdSense.

Tras recopilar información sobre el sistema, la envío al servicio técnico de Google AdSense, donde le informaron que «podemos confirmar a partir de las ‘screenshots’ que estos avisos son falsos, aunque presenten un formato que los haga parecer verdaderos. Coincidimos en afirmar que este fenómeno se debe a un código malicioso instalado en su computadora».

Si un internauta hace click sobre alguno de los avisos falsos, se abrirán tres sitios donde sólo encontrará más links hacia otras páginas de Internet de apuestas o pornografía

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…