↑↑Para ver los subtítulos en castellano pulsa sobre el botón “CC” de esta barra↑↑ 

En el primer ejemplo nos expone la situación de un blogger que publica contenido original en su blog regularmente y que en ocasiones puntuales desea publicar un fragmento de un artículo de otro blogger que cree interesante para sus seguidores. En este caso, bastará con marcar ese texto como “cita” en el editor de la entrada del blog y enlazar la fuente original para que Google no nos penalice.

En el segundo caso, nos expone la situación de una web cuyo texto está hecho, en la mayor parte o en exclusiva, copiando artículos completos de otras páginas webs o blogs. En este caso, como no se podía esperar de otro modo, Google penalizará severamente este contenido considerándolo duplicado.

La forma que tiene Google de diferenciar citas y contenido duplicado es totalmente lógica, si es un fragmento de texto el que citamos de vez en cuando mezclándolo con contenido original, no tendremos ningún problema. Sin embargo, si la mayoría de nuestro contenido es copiado de otra u otras webs, tendremos un serio problema con Google y nunca se posicionará nuestra web o blog en los primeros resultados de las búsquedas.

Sin duda, el contenido (de calidad) sigue siendo el rey.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…