Cada vez son más las personas que se deciden a emprender un negocio por cuenta propia. Es muy habitual que, en la vorágine que supone levantar un negocio, nos centremos en aspectos relacionados con el marketing, la gestión de las ventas, los proveedores, el diseño de la web, el lanzamiento, la creación de ofertas o el estudio de la competencia, pero descuidemos algunos detalles legales que tendemos a considerar “las cosas de los abogados” y que se perciben como una carga administrativa con la que hay que convivir y que, para colmo de males, nos cuesta dinero.

¿Por qué es importante cumplir la legislación en Internet?

Sin embargo, hay 2 motivos fundamentales por los que tomarse muy en serio todos los detalles legales:

  1. El primero y más obvio es evitar complicaciones posteriores que nos pueden costar quebraderos de cabeza y mucho más dinero del que nos costaría solucionarlo desde el principio;

  2. El segundo, en el que pocos reparan, es el que resulta verdaderamente más importante: cada vez son más los clientes los que, antes de comprar, revisan muchos detalles en la web que están relacionados con la normativa. Y que tu web cumpla o no con la ley y sea transparente será decisivo para que se decidan a comprar tus productos o contratar tus servicios.

Aspectos legales esenciales para tu empresa

Vista la importancia de cumplir con la legislación online, os resumo los 5 detalles más básicos (mínimos) a los que debemos prestar atención:

1.- Firmar un pacto de socios: si tenemos socios en la empresa debemos establecer las “reglas del juego” con tranquilidad y mucha reflexión. Más allá de la buena voluntad que se presupone siempre en estos casos, es fundamental consensuar bien estos pactos porque son los cimientos de vuestro negocio y lo mejor para evitar problemas a medio/largo plazo es consultar con un profesional cómo proceder en cada caso.

No hablar de dinero, del reparto de los beneficios, de qué pasa en caso de fallecimiento de un socio, no debatir si la entrada de nuestros familiares a trabajar en la empresa está sujeta a determinados requisitos o el consabido “cómo voy a decirle esto a mi amigo” o “jamás hemos tenido ningún problema” suele dar lugar a graves malentendidos en el futuro.

A la larga, tanto si fracasamos como si, sobre todo, tenemos éxito descubriremos que discutir por dinero puede ser extremadamente desagradable y, en muchos casos, dar al traste con un proyecto.

2.- Proteger y registrar nuestra marca resulta fundamental porque es nuestra mayor seña de identidad, nos diferencia en el mercado, identifica nuestro buen hacer y si en algún momento quisiéramos vender la empresa, desde luego, las marcas tienen un valor.

3.- Lo normal es que los usuarios no compren sin más: revisarán nuestras Condiciones de Venta y querrán saber cómo se gestionarán las devoluciones, las garantías, las reclamaciones o los plazos de entrega. Y aquí aparece un detalle importante del que nadie se percata: si el lenguaje que se usa no se entiende el usuario desconfía.

Os sorprendería si os contara las ocasiones en las que me he encontrado con una práctica preocupante: copiar las condiciones de alguna web que se dedique a un negocio similar al tuyo. Se trata de un error muy grave que puede tener consecuencias importantes porque realmente no sabemos ni lo que hay puesto ni por qué en términos legales. Y, lo más importante, se trata de un documento vivo que deberemos ir adaptando y enriqueciendo conforme crezca nuestro negocio.

4.- Los Avisos Legales en la web son una obligación que tienen como finalidad que el usuario tenga total transparencia sobre, por ejemplo, quién es la persona o empresa que hay detrás de esa web, entre otros muchos detalles. No obstante, muchas páginas descuidan este aspecto en pro del diseño sin percatarse de los usuarios que pierden porque desconfían de la web al no encontrar esa información.

5.- Cada vez más, y casi siempre como consecuencia de experiencias negativas, los usuarios se toman muy en serio la Protección de Datos. Deberemos analizar bien qué tipo de datos manejaremos, cómo los recogeremos, si los queremos compartir con otras empresas y algunos detalles más. Con todo esto habrá que dar de alta los ficheros en la Agencia Española de Protección de Datos, preparar el Documento de Seguridad que la Ley nos pide en la mayoría de los casos y, por supuesto, ver cómo le pedimos el consentimiento a los usuarios para utilizar sus datos.

Para terminar, una reflexión: no es en absoluto recomendable contratar a un abogado/asesor y desentendernos de su trabajo porque nos resulte un asunto algo tedioso. Debemos tener muy claro no sólo por qué hacemos las cosas (obligación legal) si no para qué (satisfacción del cliente, mayor credibilidad) y sobre todo el cómo se están haciendo (por qué hemos puesto una frase y no otra, por qué de ese modo concreto). Evitad los asesores que, por lo general, hacen el trabajo y se marchan porque seréis vosotros los que, en última instancia, tendréis que convivir y cargar con los frutos de su trabajo.

En Internet no valen los abogados para todo. Por eso en Mind Your e-Compliance contamos con un equipo de profesionales que no sólo son abogados, sino que han desarrollado toda su trayectoria en el sector online y conocen todas las peculiaridades y necesidades de cada negocio en cada momento. Hemos sido cocineros antes que frailes y esto supone una ventaja competitiva importante para nuestros clientes.

Sobre la autora:

María Gómez Moriano (@mgmoriano) es actualmente Privacy and eCompliance Managing Partner de Mind Your Group (MYG), donde asesora legalmente a clientes con actividad en los cinco continentes. Apasionada de la innovación tecnológica, María es especialista en brindar soporte legal a departamentos de desarrollo de producto, marketing y ventas, entre otros.

Licenciada en Derecho por la Universidad de ICADE, posee un postgrado en Asesoría Jurídica con especialización en Internet y Telecomunicaciones por el Instituto de Empresa. Amante de todo lo relacionado con la tecnología, Social Media y la Analítica Web, siempre ha trabajado en empresas de telecomunicaciones con fuerte actividad internacional en comercio electrónico y marketing online tales como France Telecom, ONO o KPN Spain.

Además, María Gómez es profesora de las áreas de Privacidad, Protección de Datos, Regulación y Asuntos Legales aplicados a Nuevas Tecnologías y Comercio Electrónico en las escuelas IE Business School e ISDE.

Más información:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…